martes, 20 de octubre de 2009

REPRODUCCIÓN.






Elegir las parejas.

Si tienes varias parejas y nos sabes que macho poner en cada hembra colocaremos un macho en una jáula con varias hembras y observaremos con que hembra se lleva mejor esa será la parejamás adecuada. Y así lo haremos para conseguir las parejas. Si deseamos una nueva pareja, lo mejor es tenerlos juntos desde la muda con una rejilla para que se vean y se vayan acostumbrando.

Reproducción.

El jilguero se reproduce desde marzo hasta finales de agosto, es decir, el inicio de su reproducción es más tardio y se prolonga más en el tiempo con relación al canario.
El crecimiento diario de las horas de luz constituye un poderoso estímulo para la reproducción puesto que aumenta el instinto sexual y facilita la atracción sexual; por otro lado en esta época disponemos de más hierbas de campo que consumen los jilgueros. También la temperatura es alta y ello facilita la reproducción adelantando artificialmente y gradualmente las horas de luz que estimula la aparición del celo, es fundamental una adecuada preparación de los reproductores para la época de reproducción de ello depende el éxito de la cría.

Es muy importante que los reproductores estén tranquilos y perfectamente adaptado a la vida en cautividad, que hayan nacido en jaula; los ejemplares nacidos en criaderos son más tranquilos y favorecen la reproducción.

Los machos los tendremos separados individualmente y las hembras las tendremos en grupo hasta el momento de formar las parejas debiendo emparejar los ejemplares con buena salud y encelados.

Colocaremos un macho con varias hembras. Una vez que el macho haya elegido a la hembra, retiraremos al resto de hembras, esa será la pareja ideal.
Colocaremos en la jaula el nido forrado con plantas artificiales y se administrará pelo y sizal. Solamnete la hembra construye el nido.
Los huevos son de forma ovalada y son puestos a primera hora de la mañana. La puesta es de 4 a 5 huevos, que son incubados por la hembra durante 13-14 dias.La incubación comienza a partir del tercer huevo.
Es muy importante controlar el comportamiento del macho frente a la hembra en incubación; ya que puede molestarla y destruir el nido rompiendo los huevos, si observamos algo extraño debemos de separarlo mediante la rejilla divisoria.
Para igualar la eclosión de los huevos habrá que sustituirlos por unos de plástico. A los siete dias de incubación de la hembra podremos ver si los huevos están pisado. Para ello tendremos una lámpara o bombilla y observarremos al trasluz el contenido para ver si esta claro o semioscuro. Si está claro lo retiraremos para no perder el tiempo y si estan oscuros se pondrá el baño a la hembra para facilitar la eclosión del huevo y para que se duche y evitar parásitos.


Las crias son cuidadas por los dos progenitores, hasta que se independizan, cuando tiene alrededor de 30 dias el macho y la hembras a los 20 dias.

El anillamiento de la nidada se efectuara alrededor del séptimo dia según el ritmo de crecimiento. Para evitar que los progenitores quiten las anillas a las crias o las arragen del nido, procederemos a enegrecerlas con el humo de una cerilla o pintarlas de color semejante al de la piel. El mejor momento para anillarlos es a última hora de la tarde, cuando vaya a iniciar una nueva puesta. Para evitar que desplúmen a los jovenes, se les deberá colocar material para la construcción del nuevo nido. Las crias las deberemos de separar de los padres a los 30-35 dias, cuando comprobemos que parten la comida y consumen semillas por si solas. Algunos criadores utilizan nodrizas; hembras de canarios, por si aquellas parejas no incuban o abandonan los huevos, o no ceban a las crías.